La presencia de hormonas en pollos es falso

Correo electrónico

Francisco Montes, director de Asuntos Corporativos de Tyson de México, aseguró que con aspectos como la genética mejorada, bioseguridad en el cuidado de los animales así como alimentos balanceados en su dieta, provocan que se incremente el peso de este producto avícola.

Francisco Montes, director de Asuntos Corporativos de Tyson de México indicó que un mito que ha provocado una caída no determinada en el consumo de pollo, es que a dichas aves se les dan hormonas.

Aseguró que con aspectos como la genética mejorada, bioseguridad en el cuidado de los animales, así como alimentos balanceados en su dieta, provocan que se incremente el peso de este producto avícola.

“Las hormonas en pollos es totalmente falso, es un mito que existe desde hace mucho tiempo, en el sentido en que se le da alimentos y se le inyectan hormonas para que crezcan tan rápido”.

El directivo explicó tres razones por los que los pollos llegan a un gran tamaño en un periodo de 45 a 50 días:

  1. La genética que se ha incrementado mejorando la especie.
  2. El tema de bioseguridad con el cual se tiene el cuidado del animal desde las granjas, desde su incubación hasta cuando está en las granjas en óptimas condiciones para poder crecer.
  3. Y el otro tema es el alimento balanceado, con la mezcla de maíz, sorgo, soya, vitaminas y proteínas, generando una máxima capacidad calórica que puede tener el alimento balanceado derivando así en el incremento del peso del ave.

Además, recordó: “Este mito viene de los años 40 y 50. En Europa se hicieron unas pruebas de inyección de hormonas en vacas, y este producto se utilizó para hacer un alimento para bebés y tuvo un impacto en los niños. La parte de los pediatras impacta mucho, ya que son ellos los que sugieren no consumir pollos al traer hormonas que está prohibido”.

Adicional a su anterior explicación, Francisco Montes enumeró cuatro datos del por qué no se ponen hormonas a los pollos en México: “Es ilegal. En México hay cuatro Normas Oficiales Mexicanas que indican que el uso de cualquier sustancia hormonal animal está prohibido. Además sería una proeza realizar inyecciones de hormonas a los animales, considerando una producción de tres millones de pollos a la semana aproximadamente”.

De igual manera, esto afectaría el aspecto económico en donde los márgenes de ganancia del pollo son bajos, es un ‘commodities’, no nos permite jugar con un tema de meterle más costo a estos productos.

Destacó que por naturaleza, si se llegara a requerir hormona para que pueda hacer efecto se requiere un periodo de 70 a 100 días para que llegue e impacte realmente en el músculo del animal.

“Aquí en La Laguna el tema es que nosotros tenemos el sacrificio de los pollos a los 40 o 50 días, no hay tiempo suficiente para que la hormona haga su efecto. Así que éste es un tema de mito que anda de moda y ya está sobre la mesa en algunas sociedades de avicultores a las que pertenece Tyson”, detalló el director de Asuntos Corporativos de Tyson de México.

Para contrarrestar esto, dijo que Tyson manejará algunas campañas de comunicación para desmentir esta idea. Si bien reconoció que han bajado los niveles de consumo de este producto ante la idea de que el pollo contiene hormonas, dijo que no se tiene un dato real al respecto pues no hay metodologías implementadas para obtener este tipo de información, como encuestas de salidas de supermercados acerca del por qué no se compra pollo.

Pero ¿es posible que haya hormonas en los alimentos balanceados compuestos por ciertos nutrientes que generen el desarrollo del pollo?

“Luego se habla de igual manera como el tema de los transgénicos, alimentos, entre otros, pero no es así. Estamos avalados por organismos internacionales, con clientes internacionales como lo son cadenas de autoservicio y comidas rápidas donde tenemos que estar asegurados de estar libres de cualquier elemento sustancia extraña que lleguen a permear en el cuerpo”.

CLAVES
Del huevo al plato


  • El proceso de crecimiento del pollo dura en promedio 60 días. 20 días desde que se pone el huevo hasta que nace.
  • Luego de un día de nacido, el pollito se lleva a granjas. Tras el proceso de entre 45 a 50 días de crecimiento, el pollo está listo para el sacrificio.
  • En cuanto a la matanza de pollos. Los rastros de Tyson están certificados por sociedades protectoras de animales en el mundo para proporcionar un sacrificio digno a las aves.

Fuente: milenio.com